Saltar a contenido
¿Cómo ahorrar tinda de impresora?

¿Cómo ahorrar tinda de impresora?

.

La imprenta de documentos es uno de los ítems que más gasto genera en las oficinas o empresas como tal, y por experiencia manejan sus propias técnicas de ahorro para la tinta de sus impresiones. Los estudiantes, especialmente los universitarios, también suelen tener inconvenientes con este tipo de situaciones, y claramente no cuentan con el mismo presupuesto de una empresa, por lo que deben recurrir a otros medios para ahorrar tinta de impresora.

Si te has visto en dificultades al necesitar cambiar los cartuchos o toner de tu impresora con mucha frecuencia, ¡no te preocupes más!, te daremos algunos consejos útiles para que aprendas a ahorrar este preciado componente para tus impresiones.

Consejos para ahorrar tinta de impresora

Algunos de estos consejos son sencillos, pero te ayudarán a ahorrar mucha tinta y no tener que cambiar con tanta frecuencia los cartuchos de tu impresora. Por ejemplo:

Evita las reimpresiones

Al momento de mandar a imprimir un documento, lo primero que debes hacer es corroborar que todo este correcto, de modo que evites una segunda impresión por errores en el texto, una maquetación inadecuada u otros inconvenientes.

Ajustar el texto

Existen algunos procesadores de texto como Microsoft Word que permiten hacer una reducción del texto en esos casos donde solo existen unas pocas líneas en una de las páginas. Este tipo de ajustes son perfectos, pues no se imprime un folio donde solo se leerán algunas palabras.

Analizar el texto a imprimir

En el caso particular de los estudiantes, es normal que requieran siempre imprimir textos extensos o documentos completos descargados de Internet para luego hacer un resumen con lo que realmente necesitan. Esto puede generar muchos gastos de tinta y folios al existir una gran cantidad de texto innecesario..

Lo ideal es realizar el resumen desde un ordenador y luego imprimir únicamente el texto que realmente será utilizado.

Evitar las impresiones a color

Muchas veces se hacen impresiones a color solo por descuido o desconocimiento, pero un grave error es dejar habilitado el sistema de impresión a color, esto gasta una gran cantidad de tinta innecesaria. Estos cambios se pueden configurar fácilmente desde la sección de imprimir en el procesador de texto.

Cambiar los cartuchos cuando se acaben

Un error muy común es cambiar los cartuchos cuando ya todos se han agotado. El negro es el más utilizado, pero, aunque se gasta rápidamente, con frecuencia las personas evitan hacer el cambio hasta que ya no se pueden hacer más impresiones.

El problema con esto es que cuando el color negro se agota, las impresiones seguirán saliendo de este tono, pero implementando todos los demás colores para dar con éste. Por lo tanto, la recomendación es cambiarlo en cuanto se agote.

Dejar la impresora encendida

Esto puede parecer una locura para muchos, pero si requieres hacer impresiones varias veces durante el día lo mejor es que dejes encendida la impresora y la apagues únicamente cuando ya no la necesites.

Muchas personas no son conscientes de ello, pero durante el proceso de encendido las impresoras gastan una pequeña cantidad de tinta, si lo haces muchas veces durante el día a final del día estarás desperdiciando una buena cantidad de tinta.

Usa la tipografía correcta

Aunque existen documentos que requieren de una tipografía específica, es importante evitar las que gastan mayor cantidad de tinta, para los casos donde no es requisito cumplir con un tipo de letra en particular.

Las tipografías que gastan mayor cantidad de tinta son aquellas que cuentan con un efecto negrita en todo momento como las Cooper Black o las Impact. Por otro lado, Century Gothic, Calibri o Times New Roman son delgadas y gastan una menor cantidad de tinta.

Lograr que la vida útil de los cartuchos de tinta se prolongue puede parecer un poco complicado al darle un uso constante, pero siguiendo estos sencillos consejos para ahorrar tinta de impresora, ayudan significativamente a lograr el objetivo.

Previous article ¿Cómo elegir una impresora para la oficina?
Next article Consejos básicos para un buen mantenimiento de tu impresora